STOP, la vida no es una carrera

Cual es la prisa, porque queremos, o añoramos ser los primeros en todo?Quien nos metió en la cabeza que tenemos que ir a toda velocidad?; porque el tiempo se va a toda.

Esta mentira tan inmensa, nos esta acabando la vida de a poquitos, nos esta haciendo despreciarla, porque al estar pendiente en acabar las cosas ya, no disfrutamos lo que estamos haciendo, sino le estamos metiendo preocupación a nuestro pensamiento, a nuestro organismo, y con esto comenzamos a generar, estrés, malgénio, nervios, y como resultado terminamos  envenenado a nuestro ser.

Cuando queremos ir a toda velocidad, porque creemos que con eso haremos en un momento 50 cosas, la verdad es que si las hacemos, pero a medias, y por eso después toca repetirlas una y otra vez. Aquí aparece la palabra tan despreciada por los líderes y los triunfadores, la mediocridad.

Además de esto, nuestras emociones se encuentran bloqueadas, por lo que al momento de actuar, pensamos que lo estamos haciendo bien, pero la verdad es que nuestra actitud se ve despreciable para los demás, debido a que como no tienes el control de la situación, el cuerpo se va comportando como le salga, sin analizar la situación, y eso da como resultado que todo salga mal, puesto que no medimos las consecuencias de nuestros actos, y aun peor, tenemos perdida de la conciencia, por lo que es normal no acordarse de lo que si hizo.

Es normal que si estas dentro de las personas aceleradas, olvides muchas veces donde dejaste las llaves, que se te pierdan cosas, he inclusive que te roben; si deseas que estas cosas no ocurran más en tu vida acuérdate decirte cada vez que puedas STOP!!, Ya siendo consciente que tienes que bajar la velocidad de tu vida, ahora, el freno se encuentra en la respiración. Lo aconsejable es respirar profundo sostener por 10 segundos, y botar lentamente, esto repetirlo 3 veces seguidas, y notaras la diferencia.

Si se desea profundizar en la importancia que tiene la respiración, entra en el mundo de la meditación, yo lo aconsejo, gracias a que a este podemos centrar nuestra vida, y esto traerá como conclusión darse cuenta que la prisa tan solo nos lleva a estrellarnos una y otra vez contra el mundo.

 

Anuncios